desde esta

Las instituciones, sobre todo las públicas, nacieron para servir de instrumento a la sociedad: para resolver sus problemas, para garantizarles desde la integridad física y la patrimonial, la sustentabilidad de su entorno y vida cotidiana. El Estado y sus instituciones, sin embargo, modifican sus objetivos en razón a quien las dirija, el rumbo pues que le den.

El ejemplo más claro lo encontramos al revisar, por decir, la forma de operar el capitalismo y el socialismo (o comunismo). Sus formas de operar son diferentes aunque, en el discurso, busquen el mismo propósito; pero su naturaleza es completamente distinta, tanto en concepción y en operación.

LAS INSTITUCIONES DAN PODER.

Todas las instituciones públicas al tener determinadas atribuciones y competencias conceden, a su titular, un determinado poder. El Presidente de la Republica, el que analiza Daniel Cosio Villegas en sus libros sobre el poder en México, era omnímodo, todopoderoso, sin contrapesos. En aquella época no había, por decir, derechos humanos ni rendición de cuentas. Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, hicieron lo que quisieron con el poder.

Buena parte de las instituciones más recientes, que tienen funciones y tareas específicas, para ser revisoras o contrapesos del Poder Estatal, como la Comisión de los Derechos Humanos, la Rendición de Cuentas, entre otras fueron manipuladas por el poder, asi fue como se permitió el abuso de la impunidad y la corrupción.

EL RETO DE LA 4T.

El gobierno de AMLO, que enarbola una 4T, tiene un reto: cumplir sus promesas de campaña, combatir la corrupción, no mentir ni traicionar al pueblo. Para ello, para cumplir, es preciso que modernice las instituciones, las fortalezca y sean, en todo caso, la via para cumplir con sus promesas. En lo que va del año, sin embargo, hay acciones que han dejado un mal sabor de boca. Lo vimos con los comisionados de energía, ignorantes dijeron, pero honestos.

Tenemos dos casos que muestran la transformación de las instituciones en la 4T. La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público. Era utilizada como un mecanismo que generaba información para ser utilizada en términos políticos; hoy se utiliza de la misma manera, para lograr propósitos políticos, pero se está discutiendo concederla facultades que son privativas del Poder Judicial.

ATROPELLO JURIDICO.

Está claro, muy claro, que las instituciones tienen que evolucionar. Evolucionar para ser mejores, hacer mejor trabajo. Y en el caso de la UIF, de Santiago Nieto, está en el centro del huracán: ya van dos votaciones y no se logra lo que quiere AMLO: como poder

Ejecutivo congelar cuentas y aplicar la ley de extinción de dominio, sin que medie un procedimiento judicial. Por eso, quienes se oponen las reformas, demandan controles sobre dicha UIF.

Quienes están en contra de aprobar dichas reformas alegan: podrán castigar a sus enemigos políticos, a quienes no les caigan bien. Bastaría con una orden de Santiago Nieto (su actual titular) para congelar cuentas bancarias de medio mundo, solo con la presunción de que hay algo indebido, ilícito pues, en sus operaciones, es decir, sin ser investigado y juzgado… la cuestión es: si ya votaron dos veces, y no se aprobó, ¿Por qué insistir?

DERECHOS HUMANOS.

Rosario Piedra es morenista, es parte del Consejo Político Nacional, incluso fue candidata. No alcanzo los votos y se hizo otra votación que, de acuerdo a los opositores, fue fraudulenta. ¿Por qué en la 4T no hay, vaya pues, los consensos necesarios para una aprobación mayoritaria? Y, si lo se consiguen, porque insistir, como diciendo: ella, solo ella, y nadie más. ¿Acaso no tiene MORENA más, hombre o mujer, que pueda ocupar dicho cargo.

Ya el Presidente AMLO lo sentencio: Quién no esté de acuerdo que acuda los tribunales e instancias internacionales. En otras palabras: no hay para atrás, fue su propuesta y no hay otra. Llega así Rosario Piedra a una CNDH cuestionada, sin autoridad ni calidad moral, para hacer su trabajo. Y tendrá que legitimarse, en los hechos, mostrando que es independiente de la 4T, que puede atender y resolver las quejas que, tarde o temprano, aparezcan sobre la 4T… Hacerlo con casos, de otros sexenios, solo mostraría sesgo, parcialidad y contubernio con el actual gobierno.

  • enlaces