desde esta

¿Quién manda en México?, si la pregunta se la hacemos al Presidente AMLO, su respuesta es “el pueblo”, en pocas palabras él: en su discurso de toma de posesión estableció que el poder político no puede ni debe estar supeditado al poder económico. Ofreció separarlo. Y lo está logrando.

Una de sus promesas no de campaña, de tiempo atrás, es combatir la corrupción, sobre todo a la mafia del poder. Con la detención de Rosario Robles, y con la renuncia del Ministro de la Suprema Corte Eduardo Medina Mora, avisa que esta cumpliendo con esa promesa.

AEROPUERTO DE TEXCOCO.

El golpe de poder, inicial, fue cumplir con su dicho en campaña: cancelar el aeropuerto de Texcoco; siempre lo vio como una obra suntuaria, majestuosa, costosa. Y el argumento inicial, de siempre, es que había corrupción; con todo y que Javier Jiménez Espriu, el Secretario de Comunicaciones y Transportes, una y otra vez, reconoció que no hubo corrupción.

No escucho opiniones contrarias a su decisión. La tomo y la ejecuto; y todo hace indicar que, este fin de semana, el Poder Judicial Federal, habrá de dar autorización para que se construya el de Santa Lucia. Alegando “seguridad nacional”, se convierte en prioridad pese, vamos pues, a los puntos negativos de ambientalistas e incluso de pobladores aledaños.

SOMETIMIENTO EMPRESARIAL.

Mario Maldonado en El Universal consigna las medidas que el gobierno federal ha realizado para someter a los empresarios. Amenazo a los bancos de regular las comisiones; amenazo con quitar las concesiones a las mineras, intimida con crear una empresa estatal de telecomunicaciones, concentrar las compras, especialmente las medicinas, aprobaron la ley de extinción de dominio, cancelaron la compensación universal de impuestos y la condonación de los mismos.

EStan amarrados, sometidos, los empresarios y solo tienen dos opciones: 1) Ajustarse a las condiciones que el Estado les imponga para ser parte de los proyectos gubernamentales; o, 2) Llevarse sus empresas a otra parte, algo imposible en cierta medida: así, tarde o temprano, los empresarios tendrán que aceptar las reglas de la 4T.

RENUNCIA DE EDUARDO MEDINA.

La renuncia, este fin de semana, de Eduardo Medina Mora a su cargo de Ministro de la Suprema Corte es, quiérase o no, otro golpe maestro de la 4T para doblegar a sus enemigos. El Presidente AMLO lo dice abiertamente: renuncia el Magistrado por la investigación que la PGR como la Unidad de Investigación Financiera que dirige Santiago Nieto.

Nadie duda de que Medina Mora es un corrputo, no debió ni siquiera ser Magistrado… pero su renuncia indica como la 4T enfoca sus baterías a la mafia del poder. Y con esta acción, se da oportunidad a que otros pongan sus barbas a remojar y, al mismo tiempo, dejen de ser un obstáculo para la 4T, para quienes a partir de ya se están convirtiendo en los miembros de la nueva mafia del poder.

VENGANZA POLITICA.

En tiempos de Enrique Peña Nieto la fiscalía especializada en delitos electorales, a cargo de Santiago Nieto, inicio la integración de una carpeta de investigación sobre Emilio Lozoya por la presunta participación de la empresa Odebrecht en sobornos, transferencias bancarias, que luego de diversos movimientos, triangulaciones, llegaran a la campaña presidencial, a la campaña de EPN.

Santiago Nieto fue despedido, lo sacaron de la jugada. Después de negociaciones, de presiones, prefirió hacerse a un lado y se metió de lleno con AMLO. Así, con el nuevo gobierno recibió la titularidad de la Unidad de Investigación Financiera de la SCHP. Y desde ahí es como la 4T da tremendos golpes a la mafia del poder: Primero fue la detención de Rosario Robles, por la estafa maestra, ahora cae el Ministro, expertos presumen, una negociación.

EL PODER DEL ESTADO.

El Estado es considerado la organización social suprema. Nada hay por encima del Estado. Eso en menos que canta un gallo lo entendieron los empresarios; y ahora, con la renuncia de Eduardo Medina Mora, creo que más de un político entenderá el mensaje, pondrá sus barbas a remojar.

El dinero, la riqueza, hasta donde se sabe es difícil ocultarlo. La forma de vida, las posesiones o propiedades, los vehículos, los viajes, entre otras cosas, son visibles… y la riqueza debe contener, obvio, con los ingresos. AMLO, la 4T, bien que saben que el poder del Estado es enorme y saben usar las herramientas e instrumentos a su favor.

  • enlaces