vortice

 

Cuando un evento cívico de cualquier tipo de administración llámese, estatal, municipal o federal, se llena habla de tres fenómenos, el acarreo es uno de ellos, el cartel musical que llame la atención y el ultimo la empatía de aquel gobierno con su gente, punto muy difícil de lograr por muchas administraciones pero que hay mandatarios que lo logran.

El pasado evento de la ceremonia del 209 aniversario del Grito de independencia en Mante, fue una de esas festividades donde se ve la empatía que el gobierno municipal tiene con su gente, pues la ciudadanía llegó al festejo por su propia cuenta, iba dispuesta a disfrutar unan noche llena de algarabía y despojada de cualquier interés.

Antes de que se comenzara con la ceremonia formal del grito de independencia ya la plaza Plutarco Elías Calles, estaba llena, al igual que la calle Juárez en el tramo que componen las calles Ocampo y Morelos, la ciudadanía se volcó materialmente a vivir una fiesta muy mexicana.

El alcalde mateo Vázquez Ontiveros, se sujetó al protocolo de lo que es la arenga libertaria estipulada en las leyes, y acompañado de su pueblo gritó los vivas a los héroes que nos dieron patria y libertad, esto acompañado de su esposa y su familia.

Antes de este evento diversas agrupaciones de ballet folclórico y de música estuvieron haciendo más ameno el momento antes del acto cívico, presentaciones en las que incluso el público desde sus lugares participaba bailando, en un ambiente totalmente festivo.

El grupo musical que cerró las festividades no era un grupo muy conocido, por lo que no era la causa de la presencia de la muchedumbre en el lugar, prueba de ello fue que al término de la ceremonia cívica el lugar se despejó de manera considerable dejando a quienes quisieron bailar con el grupo estar más cómodos.

La respuesta del pueblo a la ceremonia es solo la respuesta a un año de trabajo de la actual administración de la mano con el pueblo, a una administración cuyo alcalde anda en las colonias, en las calles de la ciudad, dialogando con los ciudadanos y escuchando las necesidades de cada comunidad para dar respuesta a la misma de la manera más inmediata posible.

Es la respuesta a una administración que los ciudadanos sienten suya, que sienten la pertenencia de un trabajo por el bien de la ciudad que se ha visto en cada uno de los rincones del municipio, desde la iluminación, la reparación e las calles con el bacheo permanente, la dotación del agua en los momentos de grave crisis.

Dicen que hoy no hubo palo encebado, pero pocos lo echaron de menos, y aun se recuerda alguna administración donde los premios de este juego eran un verdadero engaño, hoy nadie se acordó de ello y si por el contrario se convirtió en una verdadera fiesta familiar donde se unieron los corazones y las voluntades en un ¡Viva México! ¡Viva El Mante!

De manera definitiva la empatía que ha logrado Mateo Vázquez con la población es grande, ha logrado entrar a todas las colonias del municipio y tener pleno conocimiento de sus problemas además de la búsqueda constante de soluciones, de eso habla la concentración del pasado 15 de septiembre.

Hasta la próxima

 

  • enlaces