desde esta

El poder, digamos sea político o económico, sea cual sea su concepción, no se puede divorciar del poder, los partidos políticos y los lideres o políticos. La historia muestra cómo, desde hace muchos años, el hombre ha luchado, se ha masacrado, por el poder; y quienes, incluso, tienen una visión distinta a dominar, bien que saben, necesitan el poder para llevar a cabo una transformación,

El poder es algo intangible porque no se puede señalar con un dedo; sin embargo, las decisiones y acciones conllevan una serie de consecuencias; positivas para unos, negativas para otros. Y en la época moderna, para luchar por y para obtener el poder, el instrumento es el partido político… han tenido el monopolio de las candidaturas.

¿QUE ES EL PODER?

El poder es la capacidad que tiene un individuo de imponer, de una u otra manera, su voluntad hacia una persona o grupo social; incluso, hasta en contra de su propia voluntad. Por eso dicen que, quien amenaza, si tiene poder, debe cumplirá, precisamente para demostrar que se tiene poder. En términos de individuos quien tiene poder: premia y castiga, de ahí que en otros tiempos un Presidente o Gobernador repartían candidaturas.

El poder tiene varios fundamentos. Sin embargo, en términos políticos, deriva de la autoridad formal que proporciona detentar un cargo. AMLO, por ejemplo, ha dicho que el poder económico no debe estar por encima del político: por eso, de un manotazo cancelo el aeropuerto de Texcoco, para pintar la raya con los hombres del poder político. Y da la impresión que lo logro, claro, a un enorme costo económico.

EL POLITICO.

En la visión teórica el ciudadano que tiene una vocación de servicio que, por otra parte, solo puede hacerlo detentando poder político. Por eso busca candidaturas y se pelea por ser Presidente de la Republica, gobernador o alcalde. Los hechos han mostrado que, buena parte de los políticos, solo buscar el poder por el poder, para enriquecerse a costillas del pueblo. Por eso, aunque no todos, algunos ya cumplen sentencias y otros están siendo juzgados.

Para servir, luego entonces, el político tiene que luchar por alcanzar el poder. En estos momentos el ejemplo más claro es AMLO: por más de 20 años peleo por alcanzar el poder; lo hizo ofreciendo acabar con la mafia del poder, evidenciando como –sin distingos de color o partido- prácticamente todos han hecho lo mismo: robar, robar y robar. Hoy AMLO tiene el poder de castigar y mostrar al pueblo que es diferente a sus antecesores.

EL POLITICO Y LA SOCIEDAD.

La actitud del político depende la la sociedad: si es pasiva, conformista, o si es activa y participativa. Por eso, bien que dicen, la sociedad o los países tienen el gobierno que merecen. El PRI gobernó 80 años por una condición ciudadana, individual y colectiva, de sumisión, de conformismo. Todo, sin embargo, tiene un límite: a partir de 1984 el PRI supo que, si no cambiaba, su ataúd político estaba listo… y no cambio, hoy sufre las consecuencias.

La sociedad cuando aparece un líder, digamos carismático y que ofrece un cambio, no vacila en cambiar su voto. Así sucedió en el 2000: el hartazgo y el mensaje duro, fuerte, de Vicente Fox hizo el resta. Lamentablemente el PAN no entendió la lección y el PRI en una buena oportunidad lo hizo peor: la generación de nuevos políticos que presumió Enrique Peña Nieto mostro, hasta la saciedad, su ambición, su corrupción…estaban convencidos de que se lo merecían.

AMLO Y CABEZA.

No cabe la menor duda de que, ambos, tienen cosas en común: son políticos y lograron vencer al enemigo en las urnas: Francisco Javier García Cabeza de Vaca fue capaz de sacar al PRI tamaulipeco del poder, arrebatárselo de manera contundente; y Andrés Manuel López Obrador, también al PRI, le arrebato el poder presidencial, lo saco de Los Pinos.

Tienen una diferencia: militan en partido político distinto y, en esa coyuntura, están enfrentados en términos de poder; pero, en cuestión de gobernar, tienen que buscar coincidencias. Paradójico: coordinarse y, en esa tarea, buscar la forma de ganarle al adversario. Lo lógica indica que debe ganar el más grande: el federal, es decir, AMLO. Pero MORENA ya dejo los rayones en la elección federal del 2019.

  • enlaces