vortice

 

La administración pública siempre va a estar en la mira de los claroscuros, siempre va a existir quién vea el error o contradiga lo que se está haciendo, incluso hasta inventando supuestas omisiones o descuidos de la administración, pueden incluso hasta llegar a descalificar al mandatario por no tener “una sonrisa cautivadora”.

Sin embargo, tradicionalmente, el trabajo ha matado ese tipo de calificativos, existe un refrán que en lo particular siempre me ha gustado y lo he llevado como filosofía de vida, reza “obras son amores y no buenas razones”, pues las obras son tangibles, se pueden ver y tocar, mientras que las buenas razones quedan solo en palabras que luego se las lleva el viento.

Cuando leí algunas críticas en contra del presidente municipal Mateo Vázquez en redes sociales, me quedó mas que claro que se trata solo de eso, de descalificar un trabajo tangible y de mucho esfuerzo que el mandatario ha realizado por el bien del municipio, y de esto habla la expresión del pueblo en cada una de las entregas de obra a la que acude el alcalde, donde de manera espontánea los lugareños buscan la forma de agradecer las obras que les benefician.

La diatriba, la descalificación y la crítica sin sustento y gratuita, siempre van a existir y si bien es cierto que el estilo de Mateo Vázquez no es el de un presidente que derroche simpatía por su forma desparpajada de ser, pues por el contrario se trata de un alcalde serio pero abierto a la sociedad, eso a muchas personas no les gusta y es suficiente para criticarle sin pararse a ver sus obras.

La frase bíblica del evangelio de San Juan, que sirve como título a esta aportación periodística, sirve para ver en un enfoque positivo las dos caras del prolegómeno, por un lado, los hechos de quién critica los conoce la población y los puede calificar, y por el otro lado el cúmulo de obras que se han realizado en el primer año de administración no requiere de más publicidad que la obra misma.

Por si hay despistados que no se han dado cuenta, en el primer año de la administración municipal que preside Mateo Vázquez, se han ejercido acciones de edificación d e cuartos dormitorios para beneficiar a quienes tenían viviendas con pisos de tierra y techos de lámina, es decir los que menos tienen, se han bacheado kilómetros de calles en casi la totalidad de las colonias de la ciudad, programa que en el momento sigue haciendo trabajo, se han entregado a los beneficiarios, pavimentaciones, redes de agua potable, redes de drenaje y remodelaciones a espacios públicos para beneficio de la sociedad.

En una plática de café con el director de obras pública del municipio, Jesús Martínez Baltazar, me comentaba que a principios de año presentaron al estado la proyección de obra pública para el municipio, Mateo Vázquez llegó a gobierno del estado con una propuesta de más de 700 obras para el municipio, el comentario de quienes recibieron los documentos fue que el alcalde de El Mante quería que todo el presupuesto del estado se gastara en obras para este municipio.

Esto no habla de otra cosa más que del conocimiento pleno de las necesidades que tiene su municipio, de la sed que tiene por que su municipio sea un municipio de primer mundo paraba raer inversiones y turismo, y habla del profundo amor que le tiene a su gente para buscar que haya obras de infraestructura que los beneficie.

Huelga decir que no le autorizaron las más de 700 obras, pero si le fueron autorizados un número importante de las mismas que se están realizando y se seguirán realizando al paso de los siguientes meses.

Por último, diremos que el distrito de riego 002 Mante que sigue siendo presidido por Mateo Vázquez Ontiveros, está nominado para recibir nuevamente el reconocimiento Rio Arronte, el cual sería la quinta vez consecutiva que lo reciba, esto habla de la capacidad administrativa de Mateo Vázquez, misma que está aplicando en la administración municipal, y a manera de colofón diremos que sería la primera persona a nivel nacional en llevarse el reconocimiento por quinta ocasión consecutiva.

Hasta la próxima

  • enlaces