vortice

 

El congreso del estado de Baja California, antes baja california norte, emitió un dictamen de reforma a la ley electoral de ese estado con la finalidad de que el aun gobernador electo de ese país Jaime Bonilla pueda ejercer sus funciones en un periodo de cinco años y no de dos como fue electo en las urnas.

La mayoría panista del congreso californiano, y unos cuantos votos de morena fueron suficientes para juntar los 21 votos que necesitaban para aprobar las modificaciones al artículo octavo transitorio de la constitución de la entidad donde se dice que el periodo iniciado en noviembre próximo será de dos años.

La acción de este congreso causó revuelo nacional debido a que, de aprobarse y dejar que Jaime Bonilla dure los cinco años como gobernador, sentará precedentes jurídicos y esto derivará en que otros estados a modo puedan ampliar los periodos de sus gobernantes a capricho de estos.

En este momento el balón se encuentra en las manos del actual gobernador de la entidad Francisco Arturo Vega Lamadrid, a quién ya le enviaron la controvertida reforma al octavo transitorio y deberá publicarla o no en el periódico oficial del estado con la finalidad de que se convierta en ley.

El congreso de la unión (diputados federales y senadores) mandaron ya un exhorto a Kiko Vega con la finalidad de que se abstenga de publicar la mencionada iniciativa para que no surtas estado, es decir que no se haga ley y por lo tanto no se amplié el periodo, sin embargo, al parecer los señores diputados y senadores no hicieron su tarea pues no leyeron con detenimiento la constitución californiana.

El artículo 33 de la mencionada constitución habla sobre cual es el paso lógico de una iniciativa para que esta se convierta en ley y en efecto esta culmina cuando es publicada en el periódico oficial del estado de Baja California, y el gobernador del estado tiene el derecho de hacer modificaciones a dichas iniciativas y regresarlas al congreso para que este dictamine al respecto, a lo que se llama derecho de veto.

El artículo 34 dice muy claro “Si el Ejecutivo juzga conveniente hacer  observaciones  a  un proyecto  aprobado  por  el  Congreso,  podrá  negarle  su  sanción  y  devolverlo  con  sus  observaciones  a  éste  Poder  dentro  de  los  ocho  días  siguientes  a  aquel  en  que  se  le  haga  saber, para que tomadas en consideración, se examine y discuta de nuevo”, es decir solo son 8 días de plazo para que el ejecutivo pueda ejercer su derecho a veto.

Lo nodal viene en el párrafo tercero de dicho artículo donde a la letra dice “Se  reputará  aprobado  por  el  Ejecutivo  todo  proyecto  que  no  se  devuelva  con  observaciones  al  Congreso  dentro  de  los  mencionados  términos,  a  no  ser  que,  corriendo  éstos  hubiere  cerrado  o  suspendido  sus  sesiones  el  Legislativo, en cuyo caso, la devolución deberá hacerse el primer día hábil que siga al de la reanudación de las sesiones”, en este caso el congreso californiano aun le quedan dos sesiones a la actual legislatura de acuerdo al calendario de sesiones aprobado por el mismo congreso por lo que el 30 de julio es la penúltima sesión y el 31 es la clausura de la misma legislatura.

¿Qué sucedería en caso de que Kiko Vega decidiera no publicar la reforma? El siguiente párrafo del artículo 34 de la constitución es contundente “Todo proyecto de ley al que no hubiere hecho observaciones el Ejecutivo dentro del término que establece este artículo, debe ser publicado en un plazo de quince días, como máximo, a contar de la fecha en que le haya sido remitido”.

Es decir, los diputados podrían escribir el último capitulo de esta historia determinando el día 30 del presente mes que se publique en el periódico oficial del estado SIN LA ARPOBACIÓN DEL EJECUTIVO, con esto el exhorto hecho por el congreso de la unión quedaría en algo así como una simple llamada a misa para un ateo.

De esta manera la mencionada reforma al octavo transitorio tiene aún mucho camino para su conclusión, y este escribano avizora que será en los tribunales federales donde se dirima el entuerto vía una controversia constitucional pues en lo práctico fue muy bien pensado por el creador de dicha iniciativa la forma en la que la presentaron y como lo manejaron.

Lo que evidencia esto es que los diputados y senadores de la federación deben ponerse a trabajar de ya, en una reforma integral a las leyes electorales para que no vuelva a suceder esto pues si no ponen un alto va a haber muchos brotes de ampliación de poderes y en una de esas les hacen efectivo el pasaje de la película “La Ley de Herodes”.

Hasta la Próxima

 

  • enlaces