desde esta

Soy parte de una generación que se desarrolló, educativa y cívicamente, en el homenaje, el recordatorio, de los héroes mexicanos. En la educación primaria, y secundaria, nos inculcaron ese sentimiento de vinculación, de pertenencia, a una nación que se construyó con la fuerza, la voluntad, a tenacidad, la firmeza de hombres y mujeres que dedicaron tiempo y esfuerzo a construir nuestro México: uno de esos héroes, hoy muy poco recordados, es Benito Juárez.

Nos hemos acostumbrado a que nuestros gobernantes, casi todos sin excepción, tomen de referencia a uno de ellos para vincular, a sus ideas, a sus acciones, su comportamiento como gobernante. AMLO tomo a Juárez. En este caso, se acaba de celebrar el 147 aniversario de la muerte de Benito Juárez; y como todos los años, tanto el 21 de marzo como el 18 de julio, los liberales hacen acto de presencia.

VISION DE UNA NACIÓN.

En esta ocasión los liberales se reunieron, a partir de las 9 am, en el monumento a Juárez en la plaza. Ahí José Gabriel Ramírez Torres fungió como orador y su pieza oratoria es magnífica, en pocas palabras, resume en una prosa coherente, sencilla y clara, las ideas principales de Benito Juárez y explica, así, porque el Benemérito se convirtió en un “timbre de honor para la humanidad”.

La claridad de pensamiento de José Gabriel es patente al consignar: “Benito Juárez tenía muy claro cuál era la nación que quería construir: “una república democrática, instruida y federal, dirigida por hombres de vocación patriota. Para el, la Democracia es el destino de la humanidad, porque el pueblo es la fuente única y original del poder y autoridad de la Nación. Para que la nación fuese libre, la educación es la clave para la libertad y el engrandecimiento de los pueblos”.

Además: “Y el federalismo es el sistema de gobierno en el que puede convivir la amplia pluralidad cultural y étnica de México, con leyes que regulen adecuadamente el desempeño de los funcionarios públicos, mexicanos dispuestos a colocar el interés nacional ante el interés personal y con vocación de servicio, resignados a vivir e a justa medianía que la misma ley señale”.

JUAREZ Y AMLO.

Durante años, sexenios y trienios, nos acostumbramos a escuchar a los funcionarios y líderes partidistas hablar de Juárez, de mencionar sus ideas y sentencias. Y quienes conocíamos la biografía de Juárez, sin querer queriendo, no podíamos ocultar la rabia y el coraje porque en los hechos, ese servidor público, ese gobernante, hacia lo contrario. Por eso, hoy en día en que AMLO, como Presidente, que tiene como guía a Juárez, es preciso

recordar una postura irrestricta de Juárez: “… bajo el sistema federativo los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino congraciarse asiduamente al trabajo”.

Y esa lucha es, hoy en día, una de las batallas del Presidente AMLO: acabar con la corrupción, no mentir y no traicionar al pueblo; y establecer, por otra parte, un sistema de sueldos que vayan acordes con el trabajo y la responsabilidad. Porque, en serio, es y ha sido una inconsistencia con la vocación de servicio que los gobernantes tengan sueltos desproporcionados. Pero además, siempre ha sido evidente, que cada sexenio había nuevos ricos.

EL GABINETE.

Advierte Torres Ramírez en su discurso: “A través del ejemplo de su admirable conducta, Juárez logro aglutinar a su alrededor uno de los gabinetes más brillantes de la historia. Un conjunto de hombres patriotas, honrados, liberales y sabios, comprometidos con las más nobles causas nacionales de su época. Hombres excepcionales como los hermanos Sebastián y Miguel Lerdo de Tejada, Melchor Ocampo, Guillermo Prieto, Francisco Zarco, Ignacio Ramírez y Matías Romero.

Quizá ahí, en la configuración del gabinete, sea donde el Presidente AMLO presenta la mayor debilidad: no todos tienen, como él, arraigado el pensamiento y los principios juaristas, no todos están convencidos y comprometidos con las decisiones y acciones necesarias, precisamente, para hacer realidad la 4T. No hay, no se ven, hombres brillantes, patriotas, honrados, liberales y sabios comprometidos con México.

RESPONSABILIDAD CIVICA Y LIBERAL.

Puntualiza José Gabriel Ramírez Torres: “Estamos aquí para ratificar nuestra responsabilidad cívica y liberal de conservar, de defender y, sobre todo, de honrar en los hechos, el legado que forjo el Presidente Juárez”.

  • enlaces