desde esta

Con la renuncia de German Martínez en el IMSS se pudo en la mesa del debate político la dirección del gobierno; acuso de que, con las medidas de recortes y ajustes presupuestales están llevando al extremo medidas neoliberales; y ahora, con la renuncia de Carlos Urzúa vuelve a aparecer, puesto que el propio AMLO hace notar que las discrepancias fuertes fueron con el Plan Nacional de Desarrollo. El Presidente y el Secretario tenían una visión completamente distinta.

Gobernar, es bien fácil, dijo hace días el Presidente AMLO. Lo es si partimos de la base de que gobernar es la dirección que imprimes a los actos de gobierno. En este sentido, desde un principio, ha quedado claro que MORENA, y AMLO, quieren una transformación, es decir, modificar la dirección del gobierno y eso, quiérase o no, tiene que enfrentar inercias y resistencias al cambio.

EL PROYECTO DE GOBIERNO.

El PAN nació, como partido político, para ofrecer al país un proyecto de nación distinto al que, en ese momento, estaba desarrollando Lázaro Cárdenas: un gobierno populista en el sentido de apoyarse en el pueblo y, de esa manera, enfrentar al caudillo de la revolución, al Jefe Máximo, Plutarco Elías Calles, que soportaba su poder en el control del ejército. El PAN nace, pues, como un partido contrario a las masas populares, para apoyar a los ricos, a los dueños del capital.

MORENA nace, desde el momento que AMLO lo visualiza, como un instrumento para combatir a la mafia del poder: a la conjunción del poder económico y el político, que amparados en la corrupción y en la impunidad, desarrollaron un modelo neoliberal cuyas políticas son dictadas, digamos, por el capital internacional. MORENA se apoya en el pueblo, por eso en su momento AMLO pregono que primero son los pobres, los oprimidos y explotados del gran capital.

CRECIMIENTO Y DESARROLLO.

Para AMLO el periodo neoliberal tiene más de 30 años en México. Coincide con la época en que los gobernantes dejan de ser políticos natos; que llegan los técnicos, los economistas como Carlos Salinas de Gortari o Ernesto Zedillo. El ultimo, en cierta ocasión, tomo decisiones que, dijo, no eran populares, pero que eran necesarias para mantener en orden la economía nacional. Y Salinas, se recuerda bien, desmantelo al Estado Social.

Fue una época en que se desato la polémica por el concepto de “crecimiento” y “desarrollo” económico. La distinción es simple: con el crecimiento, los indicadores muestran una economía en crecimiento, con producción, empleo… la cuestión es que, la riqueza creada, no se redistribuye hacia el pueblo. Por eso, se decía, hay crecimiento, pero no desarrollo: no se dio el bienestar social, que es el objetivo central del Estado. Crece, pues, la pobreza, la extrema pobreza, se hace más grande la brecha entre ricos y pobres.

LA DIRECCION DEL GOBIERNO.

Esa es, ni más ni menos, el problema que ha tenido el Presidente AMLO con sus colaboradores. Por eso, explica que hubo dos versiones del Plan Nacional de Gobierno: y prevaleció, obvio, el que hizo o dirigió el Presidente. Carlos Urzúa, en otras palabras, renuncio porque debía dirigir su trabajo hacia objetivos y propósitos en los cuales no estaba de acuerdo. Por eso AMLO insiste en que, su gobierno, tiene que transformarse, porque busca cambiar el sentido, la dirección pues, de las políticas públicas, de las decisiones y acciones de gobierno.

AMLO pregona que busca, con la 4T que desaparezca la corrupción y que ya no impere la impunidad; premisas, entiéndase asi, para sentar las bases de un cambio sustancial en la orientación de los objetivos del gobierno federal, en donde están primero los pobres. El gran problema, sin embargo, es que para crecer y redistribuir la riqueza (eliminación gradual de la pobreza) se requiera capital, dinero: para invertir, para producir, intercambiar y comercializar. No puede, quiérase o no, soslayar a todos los factores de la producción.

EL RETO DE AMLO.

El arte de gobernar tiene su sustento en lograr resultados a partir de los recursos disponibles. El gobierno solo produce servicios; y los productos nacen de la inversión privada; de ahí que el gobierno, aquí y en China, tienen como tarea conjuntar sus esfuerzos con el capital, no lo pueden soslayar. El gobierno tiene que garantizar un clima tranquilidad, de armonía, para que todos los factores involucrados en el crecimiento económico den los resultados esperados y se pueda, entonces sí, l

  • enlaces