desde esta

Quienes han tenido la oportunidad de tener poder, sea económico, pero sobre todo político, cuentan que es una adicción: en la biografía de Fouché, se cuenta que fue tanta su ambición de tener poder, que no se detuvo y al final, como bien dicen, todo exceso hace daño. Es lo mismo que sucede, vamos pues en la actualidad, con los hombres y mujeres dedicados a la política. Así, con este espejo, se tiene que ver lo que está sucediendo con el PRI.

En este momento se vive, para unos, los funerales del PRI; para otros, está viviendo una etapa que, si no logra sobreponerse, está construyendo su propia fosa. En este sentido creo que el origen de los partidos políticos y su evolución hacia la conquista, la conservación y el acrecentamiento del poder, están ligados. Al menos en la historia del PRI, del PAN y quiza, al poco tiempo, sea la misma que MORENA.

PRI: NACE DEL PODER.

Concluida la revolución de 1910 los generales se hicieron del poder. A partir de ahí, general que tenía ambición de poder, si no se lo daban, lo arrebataba; por eso hacia asonadas, revueltas y cosas por el estilo. Así la visión, se entiende que de Plutarco Elías Calles como de Emilio Portes Gil, fueron los que dieron vida al Partido Nacional Revolución, que luego fue de la Revolución Mexicana y actualmente Revolucionario Institucional.

¿Por qué el PRI se está destruyendo? Muy simple: nació del poder para institucionalizar la trasmisión del poder: y el partido evoluciono, según fue creciendo su poder al grado que se fue aniquilando en la medida que lo pierde. Pierde, el PRI su poder, por la corrupción, la impunidad y los malos gobiernos: cada sexenio había nuevos ricos y el país cada vez más pobre. Así, ese coraje de la gente, el hartazgo, provoco que se perdiera la Presidencia de la Republica en el 2000 y que se volviera a perder en el 2018. Los días del PRI están contados.

PAN: COMBATIR EL PODER.

El gobierno del Gral. Lázaro Cárdenas tuvo, o pretendió, matices socialistas. Se apoyó y apoyo a los campesinos, impulso la reforma agraria, la repartición de tierras; apoyo a los trabajadores, expropio el petróleo. Pero sobre todo, se apoyó en el pueblo: consolido los sectores del PRI. Y para combatir este proyecto de nación, sus contrarios, dieron vida al PAN. Y su propósito inicial fue: ofrecer, como oferta política, un proyecto de nación diferente.

Fue durante muchos año una oposición leal hasta que, con los neopanistas –comerciantes, industriales y empresarios-, vieron que si querían el poder deben participar en la política. Y los hicieron, incluso hasta negociaron con Carlos Salinas, se dio la concertación, fueron ganando alcaldías, gubernaturas, hasta que ganaron la Presidencia de la Republica (dos veces). Los perdió el poder: cada grupo, cada facción, lo probaron y no querían soltarlo.

Por eso, en la elección pasada, las ambiciones de unos y otros provoco que perdieran lo que habían ganado: además, también los perdió, el querer gobernar con el estilo priista, que tanto criticaron y combatieron. Hoy, el PAN, esta reducido casi a una mínima expresión.

MORENA: LIDER CARISMATICO.

De manera simplista se puede decir que MORENA nace por el impulso de un líder carismático, en este caso Andrés Manuel López Obrador; pero también, que nace porque las condiciones de corrupción, de hartazgo, fue la mejor oferta política que el elector tuvo a la mano. Así fue la alternancia, así fue el aniquilamiento del PRI y el semianiquilamiento del PAN. Ahora MORENA tiene el poder político; pero carece de una estructura y organización que consolide, que acreciente el poder: depende de un solo hombre.

Y MORENA, en este momento, sigue creciendo al ganar más y más gubernaturas, pero en Tamaulipas se demostró que, sin organización y estructura, no pueden ganar. Y MORENA, es AMLO y debajo de él, ya la lucha por el partido esta encarnizada: los distintos grupos de poder, como tribus de la izquierda, buscan apoderarse del partido con miras a la próxima elección presidencial. Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, entre otros, son los grupos más visibles que están a la pesca, a la caza, de quienes tienen hoy en día la dirección partidista. Se pelean, pues, por el poder, a sabiendas de que es el único instrumento para tener más.

EL PODER Y MAQUIAVELO.

El repaso de como uno y otro partido político ha obtenido el poder, como lo ha acrecentado o perdido, quiérase o no, nos remite a los consejos de Nicolás Maquiavelo: el PRI, no gano el poder, ya lo tenía; el PAN, por sus armas y su capacidad para establecer concertaciones y el caso de MORENA, de plano, por las condiciones de corrupción, impunidad. Ahora, MORENA, tiene que retomar esos principios para no perder el poder: uno de ellos, es lastimas al pueblo, por decir, con nuevos impuestos o con malas políticas de gobierno.

El PRI ganaba porque tenía el poder en sus manos, fue perdiéndolo porque perdió el rumbo y se alejó del pueblo; el PAN, llego al poder por la ambición de un hombre, de Vicente Fox y lo perdió, con Felipe Calderón, porque no tuvieron capacidad de ofrecer al pueblo algo distinto al PRI. AMLO, como cabeza de MORENA, asumió como bandera política acabar con la mafia del poder, con los que engañaron y explotaron al pueblo. Esta MORENA en el pináculo del poder; lo va a conservar si aprende de la lección histórica y no se convierte en mas de lo mismo, como sucedió con el PAN. Así, MORENA está en la coyuntura de que pueda cambiar el modelo económico, político, social y educativo del país. Si logra entender, digamos, la dinámica del poder, de los intereses del pueblo y de la propia sociedad.

  • enlaces