vortice

Quiénes pensaban que en el llamado proyecto de la cuarta transformación o la transformación de cuarta como le llaman algunos, se había acabado la mano que mece la cuna, es equivocaron, pues nunca como ahora los dueños de este país de ocurrencias están más que vigentes y a diario dan muestras de que siguen siendo los dueños del poder en México.

Llámelos como quiera, la mafia del poder, los titiriteros, los machuchones como dice el presidente, lo cierto es que un grupo de hombres poderosos siempre ha manejado el país desde atrás del poder, es decir el poder tras el poder y ese es el llamado sistema político mexicano, la muestra fue dada entre martes y miércoles cuando el panorama para uno de los partidos políticos en México le cambiaron el rumbo sin más ni más.

Sucede que durante meses enteros el ministro de la corte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Felipe de la Mata Pizaña, trabajó en un proyecto de decreto por medio del cual tutelaba el derecho del Partido Encuentro Social, para mantenerse como partido político nacional, esto basado en la proporción estadística de los votos obtenidos para tener un total de 29 diputados electos por el pueblo, es decir que gracias a los votos obtenidos están estos legisladores en la cámara baja ya que no obtuvo un solo diputado plurinominal, además de la presencia de 5 senadoras de este partido que ganaron en sus estados y que constituyen el 3.91% de los senadores.

La interpretación de la ley por parte de De la Mata Pizaña era acertada para muchos y válida para otros, pero había algo que al parecer incomodaba, pues en tres ocasiones se solicitó presentar el proyecto al pleno y este fue desechado, hasta que la noche del pasado martes, el periódico Reforma filtró que, algo o alguien, había convencido al ministro de hacer cambios sustanciales en el proyecto de sentencia para que este fuera por el lado contrario en el que siempre fue presentado, cambios que el ministro hizo ese mismo día a la media noche y fue la forma en la que fue aceptada la propuesta de la sentencia para subirse al pleno.

De esta manera la sentencia derivada del expediente SUP-RAP-383/2018, fue en el sentido de que no cumplieron con las expectativas marcadas en el artículo 41 párrafo segundo, base I, párrafo cuarto de la Constitución, en el sentido de que los partidos están obligados a obtener el 3% del total de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones para la renovación del poder ejecutivo o ambas cámaras del poder legislativo, esto para con servar su registro nacional.

Con este dictamen el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, sienta un precedente importante, pues en ambas cámaras se dará una situación sine cua non, ya que al no existir el partido político la duda queda ¿a que partido pertenecerá el grupo parlamentario del PES en ambas cámaras?, al no existir el partido ¿se elimina el grupo parlamentario de ese partido?, ¿Cuál sería la directriz que los diputados y senadores del grupo parlamentario del PES van a seguir?

El otro precedente fincado en el dictamen aprobado al vapor ayer por el tribunal electoral es el siguiente, ¿Qué partido tiene representatividad más válida en el congreso? Le explico partidos políticos como el Revolucionario Institucional tiene una bancada de 47 diputados en la cámara baja, sin embargo, de ese gran total solo 9 de ellos ganaron en las urnas sus asientos en San Lázaro, el resto, 38 diputados, les fueron asignados por el principio por el cual votaron a favor los miembros del tribunal electoral.

Ejemplos más incomprensibles son los de las bancadas del Partido Verde y Partido de la Revolución Democrática, que tienen cada uno un bancada de 11 diputados de los cuales solo 4 en el caso del verde y 6 en el caso del PRD lograron la validación en las urnas, el resto fue entregado por el 3% que defendió la corte, porcentualmente la bancada del PES representa el 5.8% de los votos de la cámara, mientras que el verde y el PRD  constituyen solo el 2.2% cada uno.

En el caso del senado, como ya decíamos el PES tiene la representatividad de 5 senadoras todas ellas mujeres, igual cantidad del grupo parlamentario del PRD y solo por debajo del partido Verde que tiene 6 senadores en la cámara alta.

Ante esta situación solo queda la duda en el México de ocurrencias que tenemos, ¿a quién o a quienes les estorba el PES en el sistema político mexicano? Lo cierto es que esta nueva ocurrencia jurídica en México sentará precedentes que más pronto que temprano van a obligar a una reforma electoral de fondo.

Hasta la próxima.

 

  • enlaces