TRUJILLO1403

Por Martín JARAMILLO/

Luego de que hace una semana iniciara la cuaresma con el miércoles de ceniza, la Comisión estatal de protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS) ha incrementado su vigilancia sobre los expendedores de comidas sobre todo en pescados y mariscos, toda vez que son productos sumamente delicados y los extremos climas provocan que más pronto entren en estado de descomposición.

Así lo señaló el coordinador jurisdiccional de esta dependencia en la sexta jurisdicción sanitaria, Alberto Medina Trujillo, quién dijo que la norma oficial mexicana sobre expendios de alimentos maneja ciertos rangos de temperatura tanto para los alimentos cocinados como para aquellos que se tienen que expender frescos por lo que se tiene que observar el cumplimiento de la norma.

Estableció que fuera de esos rangos establecidos es que los alimentos comienzan a entrar en estado de descomposición por lo que es necesario que se mantengan las temperaturas a fin de que en la ingesta no representen un riesgo para la salud de quién los consume.

Indicó que la vigilancia a estos establecimientos forma parte de todas las actividades que tienen ordinariamente en la coordinación a su cargo y que se incrementa en tiempos de calor por la demanda que hay de algunos servicios y productos.

 

 

  • enlaces