vortice1

Quienes esperaban con ánimo morboso un choque de trenes entre los gobernadores y el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, se quedaron con las ganas la tarde de este lunes, luego de que la totalidad de los ejecutivos estatales se reunieron en palacio nacional con el ejecutivo nacional para ponerse de acuerdo en la forma en la que trabajaran en beneficio de la nación.

Antes en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores, los ejecutivos estatales eligieron a Alejandro Moreno Cárdenas, gobernador de Campeche, como su presidente luego de que el chiapaneco Manuel Velazco Coello, dejara el cargo, por lo que después de ponerse de acuerdo sobre puntos como presupuesto, educación y salud y seguridad, se dirigieron a Palacio Nacional con la finalidad de tener el encuentro al cual fueron convocados por el presidente de la república.

La mañana de este miércoles en la matinal conferencia de prensa, López Obrador definió la reunión con los gobernadores como fructífera y positiva, donde se pusieron de acuerdo sobre temas importantes para el país y donde hubo acuerdos para seguir avanzando.

De entrada, el mandatario nacional les ofreció a los gobernadores que para el siguiente año el presupuesto a cada uno de los estados subirá un 7% lo cual fue alentador y permitió bajar la guardia de la espada que llevaban desenvainada algunos de ellos como Jaime Rodríguez, quién ya había amenazado con convocar a los neoleoneses a no pagar impuestos si les reducían el presupuesto.

López Obrador cedió ante los gobernadores pero también ellos tuvieron que ceder el tema más candente que era el de seguridad, donde los superdelegados ahora serán solo invitados, se deja la facultad a los gobernadores a convocar a las reuniones de seguridad pero las cuestiones operativas y de mandos salen de las manos de los gobernadores para ser de exclusividad de los mandos castrenses y de quienes sean los enviados por la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana a cargo de Alfonso Durazo.

En el tema de los programas de desarrollo social ahí el ejecutivo se mantuvo, será canonjía de los superdelegados el manejo de los programas sociales federales, no se va a permitir el cuchareo de los gobernadores como se hacía en otros tiempos por lo que cada uno de esos programas llegará a las listas que los delegados ya tienen por medio de sus enlaces en cada uno de los distritos electorales del país.

Tal parece entonces que la luna de miel comienza entre los gobernadores de los estados y el ejecutivo nacional a pesar de las puestas que de hacían en diferentes frentes en los que decían que habría ruptura y no cabría la reconciliación entre los poderes estatales y el federal.

De ello habla que al final gobernadores duros, como el caso de Javier Corral o Murat, hayan sucumbido a la tentación de tomarse una selfie con el presidente de México y presumirlas en sus cuentas de twitter, de ahí que se puede entender que hay acuerdo y dialogo que es lo importante.

De paso quedó claro que lo declarado previamente por los gobernadores emanados del Partido Acción Nacional, fueron puras calentonas que los exhibieron, que las declaraciones brabuconas del gobernador electo de Jalisco no fueron más que eso un acto mediático que quedó difuminado en la reunión sostenida en palacio nacional.

En definitiva, AMLO no ganó todo lo que él esperaba, por que tuvo que ceder en varios aspectos, pero tampoco los gobernadores impusieron su criterio y los manotazos en la mesa quedaron para después ya que la convocatoria al dialogo y a ponerse de acuerdo prevaleció y ola verdad eso es lo mejor para el país, o ¿no cree usted?

Hasta la próxima

 

  • enlaces