vortice1

El próximo 11 de noviembre el Partido Acción Nacional o sea sus militantes, van a votar por saber en las manos de quién quieren que el partido desfile a su derrumbe total, en manos del emisario del ex gobernador de Puebla y ex discípulo de Elba Esther Gordillo Morales, nos referimos a Rafael Moreno Valle, quién es el titiritero detrás de la fórmula encabezada por el excoordinador panista en San Lázaro Marko Cortez.

Por el otro lado se encuentra Manuel Gómez Morin Martínez del Rio, quién solo tiene a su favor el ser nieto del fundador del partido, pero no hay trabajo político de gran calado por parte de este personaje el cual todo su trabajo está en el municipio de Naucalpan de Juárez, estado de México donde alguna vez fue alcalde.

Detrás del nieto del fundador del PAN se encuentra la figura del gobernador de Chihuahua Javier Corral y del ex presidente del PAN Gustavo Madero, es decir se trata del grupo del norte queriendo volver a tener la hegemonía del partido misma que perdieron en manos de Ricardo Anaya con las consecuencias catastróficas que ya se conocen.

Los panistas ven el votar por Gómez Morín el riesgo de votar por el caprichoso gobernador de Chihuahua, quién desde siempre ha estado acostumbrado a hacer su voluntad, aunque para ello tenga que echar mano del chantaje a la presión, como lo hizo con Peña Nieto, Corral es caprichoso dicen y de ser Gómez Morin el presidente del partido los candidatos y la candidatura a la presidencia estaría reservada para el en el 2024.

La otra cara de la moneda la representa Marko Cortez, quién junto con Héctor Larios hacen mancuerna para llegar a la presidencia del PAN, y aunque los panistas asumen y aceptan que huele mucho a corrupción esa fórmula, aducen que ya no hay más al interior del PAN, por lo que sienten que, con el ex pastor de los diputados panistas en San Lázaro, podrán sostener al partido con varias gubernaturas y lo que les queda en ambas cámaras.

El candidato a la dirigencia del PAN apoyado por Moreno Valle tiene un amplio historial de corrupción, cuando fue delegado del instituto político en Michoacán, resultando beneficiada Dulce María Calderón, entonces hermana del presidente de México, Marko Cortez se dejó consentir por los “empresarios” michoacanos que pusieron en sus manos una cantidad importante de millones de pesos, para sus proyectos políticos.

Quienes le conocen dicen que tiene una proclividad muy grande al dinero, prueba de ello las acusaciones de sus compañeros diputados en la pasada legislatura quienes lo acusan de haberse quedado con millonarias prebendas que le fueron entregadas para que fueran repartidas de manera discrecional a la fracción parlamentaria, recursos que no llegaron a los bolsillos de los legisladores.

De hecho, fueron estas acusaciones de los diputados panistas lo que abrió la cloaca al interior de la cámara de diputados del congreso de la unión, al quedar evidenciado que los diputados de todos los partidos se repartían recursos por debajo de la mesa, por la “productividad parlamentaria” que no es más que un cochupo entregado a los y las diputadas de todos los partidos dependiendo la importancia de su voto.

En suma, Marko Cortez representa la posibilidad del manejo absoluto del panismo en manos de Rafael Moreno Valle, quién representa el autoritarismo al interior del PÁN, el poder absoluto como en su momento lo ejerció su maestro en política Gustavo Díaz Ordaz.

Pero el Voto por Manuel Gómez Morin Martínez del Río, representa dejar en manos de Javier Corral el manejo total del partido, dejar en manos del grupo Chihuahua y todo lo que representa la designación de candidatos en todo el país y la separación e la candidatura a la presidencia de México en el 2024 a manos del mismo Corral.

El 11 de noviembre los panistas decidirán en manos de quién quieren aniquilar al partido, en las manos de Moreno Valle o en las manos de Javier Corral, ambas son malas opciones, pero lamentablemente los panistas no tienen otras opciones.

Hasta la próxima.

 

  • enlaces