desde esta

Se aproxima el día D, el día de las elecciones, y usted y yo, como ciudadanos serios y responsables, tenemos que emitir nuestro voto. Buena parte de la gente dice que se vota por la simpatía, por la percepción, por la emoción sobre uno u otro candidato. Pero hay una verdad de a kilo: quien resulte ganador gobernara en nuestra representación, por eso –obvio-, debemos elegir al mejor. Y la cuestión es que, para elegirlo, tenemos que estar informados.

Unos nos piden que razonemos nuestro voto, que sea pues un voto cruzado, pero la cuestión es que tomamos de referencia para esa decisión. ¿Cómo sabemos si un candidato es honesto? ¿Si es serio y trabajador? A algunos se les conoce de tiempo atrás, pero a otros no. A partir de ahí, luego entonces, tiene el candidato la responsabilidad de informarnos ¿Quién es? ¿Qué méritos tiene? De muchas cosas nos informamos en las redes sociales pero, esas cosas, muchas de las veces son mentira, parte de la guerra sucia.

CANDIDATOS A LA ALCALDIA.

¿Qué conocemos de los candidatos a la alcaldía capitalina? Si tomamos de referencia a Oscar Almaraz Smer, el que quiere repetir, encontramos que hay dos tipos de mensajes: los que difunde su equipo de campaña en donde sobresale, así tiene que ser, el trabajo que ha realizado en estos años. Obvio, estos son mensajes positivos, informativos; y los otros, mensajes sobre él, son los que sus enemigos reiteran a cada rato, sobre los males y los rezagos sociales que padece nuestra sociedad. Que es contador público, que fue el tesorero con Eugenio Hernández Flores.

Respecto a Xicoténcatl González sabemos que es doctor, que fue priista, luego candidato independiente. Que le gusta montar a caballo, sin presumir que es hombre de rancho, que le gusta bailar, desde zumba hasta la macarena; y solo habla de los males de la ciudad, afirma y promete que la va a curar, a sanar. Su experiencia como administrador, del Hospital General, no es positiva, puesto no logro hacerlo caminar bien, no tenía medicinas… vaya pues no logro sanar al hospital. Pero ya presume de que va a sacar 100 mil votos en Victoria, que hasta donde sé, ningún candidato ha obtenido.

Eduardo Gattas en todo momento se apunta como un empresario, como un hombre de negocios con una vocación de servicios. En lo particular no sé, no conozco, cuales sean sus negocios. Fue priista, al grado que hasta fue candidato a la diputación local en la elección anterior. Se dice engañado, traicionado y hoy, ya como candidato, presume que AMLO ya le autorizo a que promocione que va a resolver el problema del agua… que la federación hará la cuantiosa inversión para un nuevo acueducto.

Nayma Karina Barquierena fue estudiante de Ciencias de Comunicación, reina de la belleza en la capital, conductora de noticias, líder juvenil del PRI en la época de Tomas Yarrington… y en los últimos años se ha dedicado a presidir a una ONG para la garantía y

protección, apoyo, de la mujer. Trabajo, también, un tiempo en SEDESOL federal. Ahora es candidata independiente, le está echando muchas ganas y, con todo y eso, en las distintas encuestas que se han dado a conocer, aparece con un porcentaje menor en la intención del voto. Afirma que no cree en las encuestas, que la mejor encuesta es el resultado del trabajo y ella, dice, lo hace de sol a sol… sobre el otro candidato independiente David Ruiz Tamayo yo no sé nada.

CANDIDATOS OPACOS.

La mejor forma de conocer a los candidatos es que ellos, ellos mismos, proporcionen información sobre su vida, sus actividades. Sin embargo, lo observamos a todos los niveles: gobernantes y candidatos lo que menos hacen es transparentar sus actividades, sus recursos económicos, su riqueza. Por eso, a la larga, la percepción es desastrosa: ya ven lo que le sucedió a Meade, que se puso a elogiar a Carlos Romero Deschamps, al líder petrolero que no logra ocultar su descomunal riqueza, que ostenta con orgullo y soberbia.

Y la mejor forma, hoy en día, que tienen los candidatos para ser transparentes es hacer su declaración 3×3 (fiscal, patrimonial y de intereses). Pero resulta que unos la hacen y no es con claridad. Ahí tienen lo que sucedido a AMLO con sus departamentos y a Ricardo Anaya con su bodega que vendió, que hoy en día, es ocasión para el golpeteo político y la acusación de que lavo dinero. En fin, de 564 aspirantes al Senado solo 99 han presentado su 3×3. Y en el caso de los diputados solo 110 de 2 mil 923 ya lo hicieron.

PREGUNTA A CANDIDATOS.

¿Por qué no se deciden a ser transparentes? ¿Sera acaso que, se preparan, por si la ocasión lo amerita y aprovechar la ocasión? Por ejemplo, AMLO que predica el combate a la corrupción debería dar el ejemplo con todos sus candidatos. Creo que sería un muy buen principio para combatir a la corrupción. Ya ven lo que le sucedió a Layla Sansores: le sacaron sus trapitos al sol sobre el mal uso del dinero público para cuestiones personales. ¿Cómo ella, cuantos más, hicieron o hacen lo mismo? ¿Recuerdan el caso de la magistrada electoral, que era Presidenta, y facturo al tribunal artículos de belleza?

  • enlaces