desde1

Escuche en un programa de noticias radiofónico que Aurelio Nuño describe y explica el nuevo modelo educativo, el que se presentó y que dará inicio a partir del próximo año: su eje, dijo, es que los niños aprenda a aprender y a reflexionar. Que no memorice y que, en cambio, sea capaz de comprender, analizar y relacionar su aprendizaje; obvio, en relación con la sociedad y su entorno.

La cuestión es que, con la presentación del nuevo modelo, ya cuantos nos han presentado. Por lo regular, sexenio tras sexenio, se hace lo mismo; y se ofrece, se promete pues, que ahora si la educación será para todos; que se terminara el rezago educativo y que se crearan las condiciones para ya no ser un país de reprobados.

EDUCACION BANCARIA.

Me llama la atención la aseveración de Nuño: dejar atrás la memorización y que, en cambio, el nuevo alumno sea capaz de pensar, de analizar, de relacionar, de reflexionar. Me hizo recordar la década de los setenta: cuando el Presidente Luis Echeverría pretendió modificar, transformar, las estructuras mentales… siguiendo, en aquel entonces, algunos elementos del materialismo histórico.

Fue Paulo Freyre quien, en aquel entonces, nos describió la educación bancaria: que el maestro solo depositaba datos, información y hechos en la mente de los niños. Que solo depositaban el conocimiento, pero que no enseñaban a cómo usarlo, a relacionarlo, a reflexionar y a debatir sobre las realidades que se percibían.

FRACASO ESCOLAR.

Fue Gilberto Guevara Niebla el primero, no el único, que en su momento estableció que los gobiernos de la revolución (emanados del PRI) habían tenido un fracaso escolar. Con datos, cifras y pruebas (evaluaciones) sustento sus afirmaciones; que se confirman, vaya pues, año con año, cuando los organismos internacionales hacen notar que estamos reprobados en español, matemáticas, principalmente.

En un momento dado, por ejemplo, se habló de la pirámide educativa: de cómo, de cada 100 alumnos que ingresaban a la educación primaria, solo 14 llegaban a la Universidad; y que de esos 14, solo 7 concluían sus estudios y la mitad, 3 ó 4, se titulaban. La pregunta es: ¿Cuántos llegan a posgrado? Porque, en un tiempo, bastaba la secundaria o la academia para un trabajo; hoy, mínimo piden maestría.

PLANEACION E IDEOLOGIA.

Pregunto el conductor a Nuño: el próximo año, que echaran a andar el nuevo modelo educativo, habrá elecciones, ¿Qué sucederá si gana un partido distinto el poder? ¿Se corre el riesgo de que se elimine el programa implementado? La respuesta fue que sí. Y eso es lo más obvio, porque si gobiernos priistas hacían borrón y cuenta nueva, con mayor facilidad

lo hará, digamos, Morena o el PAN, porque se presume que el PRI no retiene la Presidencia de la Republica.

México sigue siendo un país subdesarrollado por una sola razón: no ha sido capaz de crear una planeación institucional, que vaya más allá del sexenio. La planeación puede ser a corto, mediano o largo plazo. En el caso del modelo educativo, en la práctica, han sido planes sexenales (del sexenio, no que dure seis años) porque nunca lo establecen desde el primer año: Enrique Peña Nieto, por ejemplo, lo establece en el último año de su ejercicio gubernamental.

EDUCACION PARA EL DESARROLLO.

Todos los partidos políticos, sus líderes y políticos, coinciden en un planteamiento: la educación es un mecanismo para el desarrollo de los países. Se quedan, sin embargo, en e discurso y con sus legisladores no han sido capaces de impulsar un autentico, verdadero, modelo educativo que efectivamente consiga que los ciudadanos, la población entera, pueda avanzar y consolidar metas de desarrollo, que se avance y se sienta, por ejemplo, en los bolsillos.

Comentarios: meligue@prodigy.net.mx http://melitonguevara.blogspot.mx/

  • enlaces