jose-antonio-mead

EXCELSIOR/CIUDAD DE MÉXICO

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, no descartó la posibilidad de que el gobierno de México pueda usar la Línea de Crédito Flexible (LCF) que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por más de 80 mil millones de dólares, en caso de que los contextos difíciles se materialicen.

En conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), acompañado por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, dijo que la LCF es uno de los instrumentos prudenciales con los que cuenta México.

Así, puntualizó que “habrá que evaluar en los diferentes momentos de tiempo si se usa y bajo qué condiciones”.

En Palacio Nacional, tras una reunión privada con el funcionario de laOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), expuso que el sistema prudencial de México es robusto e importante, aunado a que incluye un paquete fiscal responsable, una política de coberturas petroleras, acumulación de reservas internacionales y la LCF con el FMI.

Nosotros nos sentimos muy tranquilos de tenerlo, sentimos que es uno de los elementos que, en adición al resto, dan tranquilidad de que México tiene instrumentos para enfrentar contextos difíciles, y si estos contextos difíciles se materializan, una alternativa es acceder a ese y otros mecanismos prudenciales que tenemos a disposición”, añadió Meade.

Al respecto, el secretario general de la OCDE dijo que la LCF de México con el FMI es un “blindaje” que se tiene con la esperanza de que nunca tenga que ponerlo a prueba.

Pero si llegara el caso, agregó Gurría, tener esta línea de crédito quiere decir que un país cuenta con seguridad y ante la especulación “uno va a tener una enorme cantidad de municiones y una enorme cantidad de pólvora para poderle hacer frente a la especulación”.

MÉXICO, DE LOS MÁS FUERTES Y MEJOR POSICIONADOS: GURRÍA

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, José Ángel Gurría Treviño, afirmó que la corrupción y la desconfianza de la sociedad en general, y de los jóvenes en particular, es un problema global, no exclusivo de México, el cual es económicamente más fuerte y está mejor posicionado que muchas otras naciones.

Aseguró que, pese a los choques externos y a las dificultades, tanto nacionales como internacionales, la economía de México crece, genera empleo, tiene finanzas públicas sanas, una deuda pública que está bien gestionada, el compromiso del gobierno para reducir el déficit y un proyecto de presupuesto responsable que responde de manera adecuada al entorno económico mundial.

No obstante, se pronunció a favor de que el Consejo Fiscal propuesto por el Fondo Monetario Internacional supervise la evolución de la deuda pública mexicana, y de que nuestro país utilice la línea de crédito flexible del FMI para hacer frente a la volatilidad financiera internacional, en caso de que la situación se complique.

  • enlaces